Como empresa de calidad, en CPA no solo trabajamos para ayudar a nuestros clientes a alcanzar la excelencia sino que además estamos en permanente formación a nivel interno para conseguir una mejora continua de todos nuestros procesos.

Por eso, periódicamente realizamos cursos de mejora que aplican el método Kaizen. Kaizen es un concepto japonés que significa «cambio hacia mejor». Aplicado al mundo empresarial, sigue la filosofía del Lean Manufacturing ideado en Toyota. Sus pilares se basan en involucrar a todas las personas de la organización para trabajar juntos en hacer mejoras internas y mejorar los procesos sin realizar grandes inversiones de capital.

La metodología Kaizen nos guía para abordar las mejoras en dos fases. En primer lugar hemos de emplear unos indicadores marcados para medir de forma correcta la variabilidad de los resultados de la mejora a tratar. Una vez detectados los factores que causan una desviación de los procesos de trabajo introducimos las herramientas de mejora necesarias.

Otro elemento diferenciador de este método es que todo lo que atañe a la resolución de problemas dentro de las compañías es tradicionalmente responsabilidad de los mandos intermedios, pero Kaizen propone que sea responsabilidad de todos sus integrantes y que fluya a lo largo de todo el organigrama de la empresa. De este modo cada persona será capaz de resolver los problemas que correspondan a sus funciones. Esto implica confiar en las personas y para llegar a esto es de vital importancia proporcionar formación y herramientas necesarias a todos los integrantes de la compañía para que sean capaces de resolver problemas y detectarlos.