Este año 2020 la pandemia del coronavirus ha supuesto un varapalo para el sector de la automoción, arrasando el objetivo de mantener las cifras para reflotar uno de los pilares de la economía española. La caída de la producción tras el parón obligado de las fábricas y el descenso de las ventas obliga a tomar medidas para garantizar las matriculaciones de un sector que genera un 9 por ciento de empleo entre la población activa

Uno de los objetivos prioritarios será recuperar el ritmo de fabricación de las 17 plantas de automóviles en suelo español. Solo fábricas como la de PSA en Vigo, han logrado superar el 2020 con un incremento de su producción. Le siguen plantas como las de Renault en Palencia y Valladolid o la de Seat en Martorell. Esta última tendrá que readaptar su ritmo de producción sin aplicar ertes para adaptarse a la demanda ante esta nueva ola de coronavirus.