Nace en Barcelona el nuevo edificio tecnológico que inaugurará su primera fase a primeros de año. El ambicioso proyecto que empezó a gestarse antes de la pandemia se ha visto acelerado en el último año y se ha implantado con el objetivo de liderar la industria 4.0 no sólo en nuestor país sino en todo europa.

“Vivimos la transformación profunda de la cuarta revolución industrial. Cataluña, España y Europa no solo no pueden perder esta oportunidad, deberían liderarla”.

Pere Navarro, delegado especial del Estado en el CZFB

DFactory ha desarrollado además su propio modelo de trabajo donde la innovación se materializa, y se lleva a cabo a través del trabajo colaborativo entre empresas, un método que ya funciona en Estados Unidos y el norte de eruopa, y que pasa de concebir las incubadoras como espacios donde simplemente se comparte un alquiler, a generar valor, formar a los profesionales y estar al día en materias de innovación y desarrollo. De esta forma el tejido empresarial se enriquece y avanza hacia el crecimiento digital, imprescindible en todos los ámbitos del sector industrial.

En este hilo de espacio colaborativo, el propio edifico está construido para facilitar la comunicación estre empresas mediante espacios diáfanos, salas de reuniones y varias entradas que facilitan el traslado de maquinaria a la vez que representan la apertura a la sociedad.