Ha pasado una semana de uno de los encuentros del sector más importantes en nuestro país y hemos de decir que fue un verdadero éxito. Por primera vez tras la pandemia el congreso reunió a 260 profesionales directivos y especialistas del sector en formato presencial y a otros 60 en streaming. Vivimos jornadas intensas en las que hablamos del futuro de la automoción y de su importancia para generar valor global para la sociedad y la economía.

Se pusieron sobre la mesa temas de actualidad como la crisis de los semiconductores que nos trajo la pandemia, o la repercusión del conflicto bélico en Ucrania que hace que la producción en Europa se haya visto parada en numerosas plantas. Este clima de incertidumbre de los últimos años obliga a la empresas a desarrollar la capacidad de flexibilizarse para poder afrontar las amenazas que se plantean en el horizonte. Además, se destacó la importancia de trabajar de forma intensiva en temas de ciberseguridad y digitalización a lo largo de toda la cadena.

Otro asunto caliente que se trató en el evento fue la importancia de la formación en nuevos perfiles y la atracción de talento joven, como palanca para abrirse a nuevas ideas y salidas. Desde las empresas se instó a  las universidades y a los centros de formación a adelantarse a los acontecimientos para formar a profesionales de cara al futuro que se nos plantea.

El balance del congreso fue muy satisfactorio, nos permitió compartir experiencias con nuestros compañeros, aportándonos luz para remar en conjunto hacia un camino más próspero.