En una interesante entrevista publicada recientemente por Autorevista, habla Raúl Blanco, secretario general de Industria y Pyme del Ministerio de Industria, Comercio y Turismo acerca del panorama que se plantea en el sector de la automoción para que España siga siendo el segundo productor europeo de vehículos hasta 2050 a través de medidas enmarcadas dentro del PERTE VEC para movilizar las inversiones entorno al vehículo eléctrico y de hidrógeno.

Alguna de las claves que lanza para lograr este reto, es acelerar las medidas al máximo, para seguir manteniendo niveles de productividad y competitividad en las plantas nacionales. Asimismo, dentro del panorama geopolíticamente incierto en que vivimos, se hace necesario garantizar la seguridad de suministro, lo que se traduce en una mayor proximidad de materias como semicomponentes y cableado.

Por otro lado, desde el punto de vista de la demanda, el PERTE VEC contempla acelerar al máximo la infraestructura de puntos de recarga, de forma que se facilite a los ciudadanos un mayor abanico de elección de los puntos de recarga equiparable a la de los vehículos de combustión. En este ámbito se une a la ecuación la colaboración con el ministerio de Transición Ecológica para trabajar mano a mano y crear medidas que permitan la transformación del conjunto de la industria. Con estas y otras claves, se pretende mantener en primera línea a un sector que es prioritario en nuestra economía.